blog-post-adjetivos

Paso 1 para corregir tu obra: elimina adjetivos

Evita los adjetivos en exceso. La adjetivación detiene la acción. ¿Qué significa? Imagina que tu libro desemboca en una batalla, narras ese momento crucial donde la continuidad de la historia de tus personajes se decide. En medio del acontecimiento más importante, cuando están a punto de que todo termine en tragedia o victoria, decides describir a uno de los guerreros que se enfrentan a muerte.

Veamos un ejemplo…

Esta vez es el ejemplo es distinto al que encontrarás en el video de este post.

“Aníbal de cabellera copiosa y oscura, con largos escudos sujetos a sendos brazos, vestía una malla plateada hecha de acero inoxidable que de algún modo resultaba ligero, gracias a los experimentos del hechicero de la herrería real. En sus botas de cuero y piel antigua, portaba un punzón en el pico y espuelas al final, pero no las usaba en el caballo, amaba demasiado a Zirán, aquel corcel magnífico de crin blanca y manchas negras (…)”

Y por ahí puede continuar la descripción tornándose tan larga como ese episodio en “Los Miserables” donde Víctor Hugo describe al detalle una muralla. En aquel entonces, leer la descripción de Víctor, valía la pena, ahora no, tenemos a Google, Wikipedia y al propio Víctor Hugo. Los lectores tienen menos tiempo y ante una descripción cargada de adjetivos que lo único que hace bien es impedir que la acción avance, pues abandonan el libro o pasan la página en busca del emocionante momento donde por fin se narra quién triunfó sobre el otro y cómo lo hizo.

Como si no bastara hoy día los grandes autores(as) han encontrado en la eliminación de adjetivos un recurso muy útil si de captar la atención de los lectores se trata, incluso de mantener esa atención. Me refiero a que al dejar sin adjetivos sus textos, le permiten al lector crear sus propias descripciones, usar sus propios adjetivos, imaginar con sus propias palabras cómo es todo ese universo que se presenta “austero” en la historia.

Entiéndelo con el ejemplo

Siguiendo el ejemplo anterior, con solo decir: “Aníbal el guerrero de cabellera negra…” bastaría para inspirar al lector, quien de inmediato (y esto es psicológico) ante la ausencia o la supuesta omisión de adjetivos que profundicen la descripción, se lanza a buscar por sí mismo la imagen que complete al personaje. Concatenado a ello, el lector se identifica con el Aníbal que se ha inventado, o que le dejamos inventarse. Y si se identifica con el personaje, se siente atraído por la historia (porque nos gusta seguir a aquello que nos atraen, lo seguimos de hecho) y por lo tanto, a leer toda la historia que nosotros como autores(as) le propongamos en el futuro. 

El lector pensará, inconscientemente, qué delicioso leer a este autor(a) porque me gustan sus personajes, sus historias y además, yo también soy parte de la creación de sus libros. Recuerda que mientras más participe el lector de tu obra, mayor complicidad y empatía se crea en él. Todo lo que se necesita para obtener y mantener su atención sobre aquello que escribamos.

Por último: Ve ahora mismo a tu texto y comienza a limpiarlo de ADJETIVOS. Es un importante paso para corregir tu obra. No tengas miedo, toda obra, las buenas obras son un 20 o 30 % menos de lo que eran al inicio, Precisamente, porque los escritores(as) profesionales y sus editores, limpian sin temores cada palabra, frase o parte del texto que no aporte. 

Decía Azorín: “si un sustantivo necesita un adjetivo, no lo carguemos con dos”.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Sección El reto
whatssap-editorial-reto
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sheila Patricia Fernández Díaz (La Habana, Cuba, 1993). Trabaja en el departamento de redacción de la editorial cubana Pueblo y Educación y estudia Licenciatura en Historia en la Universidad de la Habana (UH). Ha publicado en diversas revistas internacionales de Canadá, México, Perú, Argentina y España. Su labor literaria está presente en más de 10 antologías auspiciadas por diversos proyectos en España. Fue ganadora del V Concurso Literario de Micropoesía Tardes de Verano y del XII Certamen Internacional Poético POE-SILLA 2020 y una de las ganadoras del I Concurso cubano Guajira, Junco y Palmera.