blog-adverbios-mente

Paso 2: Elimina los adverbios terminados en -mente

Los adverbios de modo MENTE, son el siguiente objetivo para corregir tu obra. Estas palabritas que incluso suenan rimbombantes suponen un gran peligro en tu texto, sobre todo cuando se encuentran muy cercanas entre sí. Seguramente, conoces o has escuchado sobre la CACOFONÍA (por muy escatológico que ello parezca) o de la MONOTONÍA. Ambas, tristes efectos de los MENTE.

En el caso de la Cacofonía, sin complicarnos mucho, conviene recordar que en aquellos textos donde las mismas palabras, vocales o consonantes, se repiten como seguidillas, se crea una suerte de ruido tanto al oído como a los ojos (si es posible ver ruidos), que afecta la correcta comprensión o cuando menos, molesta, desluciendo el estilo y el texto en general. Por su côté (término francés que significa: lado) la Monotonía, nos alerta de una carencia de vocablos o pobreza del lenguaje donde el único recurso para comunicar es el abuso de las mismas palabras. Por tanto, cuando usamos con recurrencia las terminaciones MENTE, y en especial, si estas se concentran en distintas partes del texto, el resultado es una ensalada de CACO… y MOTO… Suena feo, ¿verdad?

Así que hagámoslo simple, ve a tu libro y en la opción BUSCAR de WORD escribe MENTE. Se marcarán todas aquellas palabras que lo contengan y otras, como LA MENTE. En este último caso, no hay problemas, la mente en sí no debes eliminarla, sin embargo, los adverbios de modo terminados en MENTE, puedes transformarlos en formas verbales distintas.

Un ejemplo:

“Periódicamente asistía a misa con una extraordinaria fe en que espiritualmente estaba conectada a Dios, sin más intermediario que su palabra, la que conscientemente ofrecía al dar la paz a sus hermanos de culto…”

Cómo corregirlo:

“Cada mañana asistía a misa con una extraordinaria fe en que su espíritu estaba conectado a Dios sin más intermediario que su palabra, la que con consciencia ofrecía al dar la paz a sus hermanos de culto…”

Por último: Ve ahora mismo a tu texto y comienza a limpiarlo de adverbios terminados en MENTE, no tengas miedo. Toda obra, las buenas obras, son un 20 o 30 % menos de lo que eran al inicio, precisamente porque los escritores(as) profesionales y sus editores, limpian sin temores cada palabra, frase o parte del texto que no aporte.

Decía Juan Ateo: “Con la Mente, el escritor de oficio asume que no la necesita, justo allí, en su prosa”.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Sección El reto
whatssap-editorial-reto
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sheila Patricia Fernández Díaz (La Habana, Cuba, 1993). Trabaja en el departamento de redacción de la editorial cubana Pueblo y Educación y estudia Licenciatura en Historia en la Universidad de la Habana (UH). Ha publicado en diversas revistas internacionales de Canadá, México, Perú, Argentina y España. Su labor literaria está presente en más de 10 antologías auspiciadas por diversos proyectos en España. Fue ganadora del V Concurso Literario de Micropoesía Tardes de Verano y del XII Certamen Internacional Poético POE-SILLA 2020 y una de las ganadoras del I Concurso cubano Guajira, Junco y Palmera.