blog-uso-gerundios

Paso 8: Corrige los gerundios en tu obra

Corregir los gerundios es una tarea impostergable . El problema no es dejar de usarlos, el asunto es cómo utilizar correctamente los gerundios. Una forma simple es preguntarse si la acción que indica el Gerundio (recuerda que los gerundios son aquellos que terminan en ANDO / IENDO) es simultáneo o anterior al verbo principal de la oración. Por ejemplo: “Camila llegó comiendo a la sala de clases”. ¿Es posible comer y llegar (caminar) al mismo tiempo? Claro que sí, donc (Entonces en francés) el gerundio COMIENDO está bien utilizado. Por el contrario, sería un error si dijera: “Camila fue atropellada muriendo dos horas más tarde”. Aquí el acto de morir es posterior al atropellamiento, donc, el gerundio MURIENDO es incorrecto, habría que decir: …y murió dos horas más tarde.

Por lo general, usamos sin respeto este tipo de verbos. Debemos hacer memoria para llegar aquella regla que indica: los gerundios representan una acción en curso: Caminando, Comiendo, Jugando, Escribiendo, Leyendo, Cenando, etc. Es una acción que no ha terminado y se extiende en el tiempo de manera indeterminada, aunque no infinita. Es por ello que el gerundio no admite ser utilizado (al menos no de la forma correcta) con posterioridad al verbo principal de la oración, puesto que violaría su propia naturaleza.

Otro ejemplo correcto:

      “Pisando el acelerador, desvías el volante a la derecha, y siempre atento al sonido del auto”.

El gerundio PINSANDO en este caso, es simultáneo al verbo DESVIAR (conjugado en 2da persona del singular) lo que indica que es correcto su uso. Por el contrario, si la oración dice:

      “Después de desviarte y siempre atento al sonido del auto, continúa la marcha pisando el acelerador”.

Este caso ya se aleja de la regla del gerundio, toda vez que el sujeto se desvía antes y pisa el acelerador posteriormente. Notarás que por lo general, hay un complemento de tiempo que aparece en los casos donde no cabe el gerundio. De hecho, puedes tomar este truco como otra herramienta para advertir cuándo utilizar o no el gerundio. En el caso del ejemplo último, ese complemento de tiempo sería: DESPUÉS.

Por último: Ve a tu texto y comienza a distinguir entre los gerundios bien utilizados y los que no… Estos últimos, elimínalos o cámbialos por otras formas verbales.

Decía Ateo: “Gerundio, cuyo nombre no es un gerundio en sí, es un raro sujeto que solo cabe en espacios raros”.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Sección El reto
whatssap-editorial-reto
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sheila Patricia Fernández Díaz (La Habana, Cuba, 1993). Trabaja en el departamento de redacción de la editorial cubana Pueblo y Educación y estudia Licenciatura en Historia en la Universidad de la Habana (UH). Ha publicado en diversas revistas internacionales de Canadá, México, Perú, Argentina y España. Su labor literaria está presente en más de 10 antologías auspiciadas por diversos proyectos en España. Fue ganadora del V Concurso Literario de Micropoesía Tardes de Verano y del XII Certamen Internacional Poético POE-SILLA 2020 y una de las ganadoras del I Concurso cubano Guajira, Junco y Palmera.